1. Dignidad humana

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, incluido el derecho a la alimentación, salud, trabajo y educación. La naturaleza inherente de cada persona es creativa, ingeniosa, autosuficiente, responsable y productiva. No debemos tratar a las personas que viven en condiciones de hambre como beneficiarios, lo que puede aplastar su dignidad, sino más bien como el recurso clave para acabar con el hambre.

2. Igualdad de género

nuestro-modelo-logo-2016
Los 10 principios se integran de manera holística para impulsar el modelo de THP-México de Desarrollo Liderado por la Comunidad con Perspectiva de Género.

Una parte esencial de acabar con el hambre debe ser generar en toda la sociedad, el cambio hacia la igualdad de género.
Las mujeres poseen la mayor responsabilidad de satisfacer las necesidades básicas, sin embargo, se les niegan sistemáticamente los recursos, la libertad de acción y la voz en la toma de decisiones para cumplir con dicha responsabilidad.

3. Empoderamiento

 En el rostro de la represión social, la acción directa y sostenida es necesaria para despertar a la gente a la posibilidad de la autosuficiencia, fomentar la confianza, y organizar a las comunidades para hacerse cargo de su propio desarrollo.

4. Apalancamiento

 Terminar con el hambre crónica requiere una acción que catalice un cambio sistemático a gran escala. Regularmente debemos dar un paso atrás – evaluar nuestro impacto respecto a la evolución del entorno social / político / económico – y poner en marcha las acciones que sean las más apalancadoras para hacer frente a este reto.

5. Interconectividad

Nuestras acciones están determinadas por, y afectan, a todas las demás persona y nuestro entorno natural. El hambre y la pobreza no son problemas de un país u otro, sino que son problemas mundiales. Debemos resolverlos, no como “donantes y receptores”, sino como ciudadanos del mundo, trabajando como socios co-iguales en un frente común para acabar con el hambre.

6. Sustentabilidad

 Las soluciones para la erradicación del hambre deben ser sustentables a nivel local, social, económico y ambiental.

7. Transformación Social

La autosuficiencia de las personas es suprimida por condiciones como corrupción, conflictos armados, racismos y subyugación de la mujer. Dichas condiciones estas están arraigadas en una época y pensamiento casi universal patriarcal que debe ser transformado como parte del cambio fundamental en la manera en que la sociedad está organizada.

8. Enfoque holístico

El hambre está intrínsecamente ligada a un nexo de cuestiones como el trabajo decente, la salud, la educación, la sostenibilidad ambiental y la justicia social. Sólo en la solución de éstos en conjunto se podrá resolver cualquiera de ellos sobre una base sostenible.

9. Descentralización

 La propiedad individual y comunitaria de desarrollo local es fundamental. Las acciones son más exitosas si las decisiones se toman cerca de la gente. Esto requiere un gobierno eficaz nacional y local que trabaje en asociación con el pueblo.

10. Liderazgo Transformativo

Terminar con el hambre requiere de un nuevo tipo de liderazgo en todos los niveles de la sociedad. Este no es el liderazgo tradicional paternalista basado en el modelo de autoridad de arriba hacia abajo. Debe ser un liderazgo que despierte a la gente a su propio poder- el liderazgo “con” las personas más que el liderazgo “sobre” las personas.